Somos Cantv  |  Oportunidades  |  Contáctenos



  Inicio > Canales > Cultura > Artículo

 
 Otros Artículos
Ver más temas de interés...
Diablos Danzantes en Aragua: Tradición y esperanza que logra la rendición del mal
Ahuyentar a los malos espíritus, enfermedades, padecimientos y llamar a la prosperidad, son parte las peticiones de quienes participan en la tradición de los Diablos Danzantes, manifestación arraigada en el estado Aragua, zona centro-norte del país, desde hace más de 400 años

15/06/2017.

Coloridos trajes y aterradoras mascaras, usan los diablos que danzan por las comunidades y pueblos, como devotos al Santísimo Sacramento y quienes agradecen año tras año las promesas cumplidas de lo alto.

Esta manifestación religiosa surge en las poblaciones costeras aragüeñas, desde la época colonial y forman parte de la herencia de los ancestros esclavos, que llegaron a estas tierras, traídos por el imperio español.

Unas cinco hermandades o cofradías, se han establecido en la entidad, para rendir tributo al Sacramento del Altar, cada Jueves de Corpus Christi, 60 días después de Domingo de Resurrección.

En las costas de Aragua, se concentra las fraternidades en las poblaciones de Chuao, Ocumare de La Costa, Cata y Cuyagua, mientras que los integrantes de cofradía de Turiamo están arraigados desde hace unos 60 años en Maracay y en Valencia, estado Carabobo.

Este año el jueves de Corpus Cristi es celebrado este 15 de junio, con el avivar de la fe y la esperanza en Dios, para convertirse en una gran fiesta en la que se unen las creencias, el amor y el pueblo.

Tradición desde Turiamo

Juan de Dios Mijares, presidente de los Diablos Danzantes de Turiamo y tercer capataz, relata esta manifestación religiosa, estuvo arraigada en la población hasta el 30 de marzo de 1957, cuando a consecuencia de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, son desterrados todos sus habitantes, para la instalación de la Base Naval de Turiamo.

Sin embargo, la devoción permaneció y fue llevada a las comunidades de 23 de Enero, el barrio El Recurso, La Coromoto y San Vicente, en la ciudad de Maracay, así como en diversas localidades del estado Carabobo.

"Los devotos al baile, lo hacen para pagar a una promesa al Santísimo Sacramento del Altísimo. Cuando llegaron estas culturas, nos infundieron las creencias a la Cruz de Mayo, Santísimo Sacramento, San Pedro, San Pablo y San Benito, que hoy llevamos de generación en generación", dijo el señor Mijares quien lleva 44 años bailando al santísimo.

Este fiel creyente de 54 cuenta que más de 200 diablos de la cofradía de Turiamo, entre adultos, jóvenes y niños, se dan cita en el evento cultural que exalta el patrimonio aragüeño. Durante un mes los danzantes ensayan el baile que se da al ritmo del cuatro y en ocasiones con el retumbar de los tambores.

Agradecer al Santísimo

La solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi), es representada en el Santísimo Sacramento, y en la eucarística, por lo que el origen de la danza de los Diablos Danzantes está precedida de la religión católica.

"Para mi la parte religiosa es lo mas grande que puede existir, lo hacemos para cumplir las peticiones que le hacemos al Santísimo Sacramento y cuando el cumple es la mayor satisfacción", manifestó Mijares, presidente de los Diablos de Turiamo.

La ancestral manifestación renueva la fe de los creyentes en Jesucristo y ha permanecido en las tradiciones de los aragüeños y en las familias de las costas.

El señor Juan de Dios rememora que él comenzó a bailar diablos a los 10 años, a pesar de que cuando estaba más pequeño temía al ver a su padre vestido de diablo.

"Me daba mucho miedo cuando veía a mi papá con esa máscara, pero mi mamá tuvo un accidente y como ella no podía bailar, tuve yo que cubrirle esa promesa a mi mamá, por ello tengo tanto años bailándole diablo al Santísimo Sacramento", expresó.

El Baile

Desde muy tempranas horas los participantes comienzan los rituales del baile, que en el caso de la cofradía de Turiamo, inicia el sector 23 de Enero, donde se reúnen en la casa de la antigua rezandera y desde donde sale la diablada a recorrer las calles, hasta llegar a la iglesia para celebrar la misa.

El primer capataz se encarga de guiar a los diablos vestidos con camisas manga larga y pantalones blancos cortos, una gran capa colorida y máscaras temibles de dragones, perros y diablos, acompañadas de cruces, escapularios, rosarios y otros amuletos.

"De allí salimos con la danza de la procesión, nos contamos todos diablos para que no valla aparecerse un maligno y de allí vamos a la iglesia dónde el padre nos hace la misa, nos da la bendición y pagamos la promesa al santísimo", subrayó.

Juan de Dios recordó que hace tres años sucedió algo inesperado, durante la realización de los rituales, cuando se formó un gran remolino que removió todo "es algo que se vive y no se cuenta, estuvimos en presencia del maligno, luego de los rezos todo volvió a la normalidad".

Unas de 11 diabladas conforman la Cofradía Nacional de los Diablos Danzantes, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2012 y que agrupan a más de 5 mil personas, que reavivan la fe de los creyentes y mantienen el acervo cultural de los pueblos.

Por AVN

Imprimir reseña        enviar a un amigo         opina aqui
Publicidad

 Agenda Cultural
Ver más Agenda Cultural

 Guía Web
Ver más Guía Web ...

Conoce nuestros aliados | Mapa del Sitio | Recomiéndanos tu página | Publicidad con nosotros | Términos y Condiciones

Cantv.net. Rif: J-30186298-8. Todos los derechos reservados.