Somos Cantv  |  Oportunidades  |  Contáctenos



  Inicio > Canales > Cultura > Artículo

 
 Otros Artículos
Ver más temas de interés...
Venezuela y sus tradiciones: amaranto, autóctona y nutricional
Una de esas es la planta de amaranto, también conocida como yerba Caracas o pira, la cual cuenta con beneficios nutricionales y medicinales, además de algunos usos industriales

05/10/2017. En la ciudad caraqueña crecen muchas plantas que son cortadas llamándolas monte, sin saber el origen y las propiedades que contienen alguna de ellas.

Los antiguos habitantes de Caracas la utilizaban como alimento, dado que su valor nutritivo es equivalente al de la espinaca. Pero va mucho más allá: sus hojas y tallos poseen un potencial de oxigenación cerebral y corporal, superior incluso a muchos medicamentos. Es antiinflamatorio, previene el cáncer, combate la fatiga y el estrés. Tomado en infusión o comido en ensaladas, el amaranto es una de las yerbas menos conocida y más útil. Activa la memoria y sirve también para el embotamiento mental, así como para el rendimiento académico.

La pira es utilizable desde su espiga hasta la raíz, por lo que de ella se pueden obtener diversas formas de alimento como harina, té y bebidas, entre muchas otras. Además, esta planta fue declarada por la Organización para la Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas alimento con mayor poder nutricional para el consumo humano.

La domesticación y selección en los bancos de semillas para la alimentación humana y granos para industrializar requieren una investigación nutricional y botánica extensa y precisa. Estos estudios han puesto en evidencia la gran cantidad de propiedades curativas que aporta esta semilla.

El amaranto se cultiva en el continente americano desde hace muchos años, atribuyéndosele a los mayas ser los primeros en utilizarla y quienes transmitieron estos conocimientos a los pueblos aztecas e incas.

Se estima que cuando los españoles llegaron a América la producción anual de granos de amaranto superaba las 15.000 toneladas y que además formaba parte de los tributos que estos imperios cobraban a los pueblos oprimidos.

El consumo de esta yerba se arraigó más entre los aztecas, quienes llegaron a considerarla un alimento ritual. Tras la colonización, su producción y consumo se redujeron drásticamente, pues su cultivo fue poco a poco sustituido por frutos europeos.

Según los relatos investigados en crónicas e historias, proporcionados por don Juan de Pimentel (1964) en la Relación de Nuestra Señora de Caraballeda y Santiago de León (1578): "Tomó el nombre esta provincia de Los Caracas, por lo arriba dicho, y esta nación de indios Caracas, tomó este nombre porque en su tierra hay muchos amarantos, que en su lengua llaman caracas".

Una planta tradicional y autóctona de las tierras americanas, que dejó de usarse hace muchos años, pero que aún puede ser recuperada su utilización, conociendo sus beneficios y dándole el uso adecuado en la alimentación de la familia venezolana.

Agroecología | Nada de transgénicos

Hay muchas personas que no siembran en el lugar donde viven por tener poco espacio, pero para cosechar lo que comes no se requiere de tanto espacio, hasta en un balcón puedes tener matas de semillas para poder agregar a tu alimentación, siempre pensando en la salud de la familia.

En estas líneas aprenderás cómo cultivar el amaranto o la yerba Caracas en tu propia casa:

En primer lugar, consigue las semillas sugeridas y prepara una maceta de 7,5 cm de profundidad. Luego, siembra dichas semillas.

Cuando las hojas de las semillas comiencen a crecer y estén lo suficientemente grandes para manejarlas transplántalas a otro almácigo de la misma profundidad, pero a una distancia de 4 a 5 cm entre cada una. Cuando la planta alcance unos 5 cm de altura, vuelve a transplantarla a un nuevo almácigo con una distancia de medio metro. Luego de un tiempo aparecerán las espigas coloridas, frótalas y si las semillas se desprenden es el momento de suspender el riego. Deja pasar tres días y coséchalas, tras ello corta los tallos cercanos al suelo, ponlos boca abajo en una funda y cuélgalos a secar. Cuando las espigas estén bien secas, quita las semillas y colócalas en un recipiente seco para conservarlas.

Es necesario resaltar que todo alimento que sea sembrado y cosechado para consumir debe hacerse de manera agroecológica, es decir, sin utilizar ningún tipo de pesticida ni hormonas para aumentar el crecimiento de la planta. Cuando ocurre esta intervención se dice que es transgénico, modificado de alguna manera con químicos para obtener un resultado más rápido y abundante.

Estas semillas y plantas puedes encontrarlas el primer sábado de cada mes en la Feria Conuquera Agroecológica del Parque Los Caobos.

Gastronomía | Alimentación saludable

Por ser un pseudocereal, el amaranto puede utilizar tal como se usa el arroz, es decir, se puede hervir para elaborar ensaladas, guisos u otras preparaciones, tanto frías como calientes, saladas o dulces. También puede ser incluido en el desayuno como cereal en combinación con yogur o leche.Por ser un pseudocereal, el amaranto puede utilizar tal como se usa el arroz, es decir, se puede hervir para elaborar ensaladas, guisos u otras preparaciones, tanto frías como calientes, saladas o dulces. También puede ser incluido en el desayuno como cereal en combinación con yogur o leche.En esta edición vamos a mostrarles una preparación dulce para las meriendas de los chamos en esta vuelta a clases, saludable y deliciosa.

Ingredientes: 1 taza de mantequilla, 5 huevos, 3/4 taza de algún sustituto del azúcar para hacer el postre más ligero, 1 cucharadita de vainilla, 2/3 taza de harina de trigo, 4 tazas de amaranto, 1 cucharada de polvo para hornear, 1 taza de leche, nueces y pasas al gusto.

Preparación: Bate la mantequilla con el azúcar o algún sustituto de esta hasta tener una consistencia cremosa. Añade uno a uno los huevos junto a la vainilla. Agrega poco a poco la harina.Seguidamente, añade el amaranto procurando alternar con la taza de leche, y finalmente añade las pasas y las nueces. Ahora engrasa y enharina un molde de ponqué. Coloca en el horno durante unos 50 minutos o hasta que al introducir un palillo, este salga totalmente limpio.Esta preparación lleva un aproximado de 75 minutos de dedicación. Al enfriar los ponqués, podrás degustar de un exquisito sabor con una semilla autóctona de las tierras venezolanas y que además crece en los suelos caraqueños sin necesidad de que exista un cuidado exclusivo para disfrutar de estas semillas.

Por Ciudad CCS

Imprimir reseña        enviar a un amigo         opina aqui
Publicidad

 Agenda Cultural
Ver más Agenda Cultural

 Guía Web
Ver más Guía Web ...

Conoce nuestros aliados | Mapa del Sitio | Recomiéndanos tu página | Publicidad con nosotros | Términos y Condiciones

Cantv.net. Rif: J-30186298-8. Todos los derechos reservados.